Sabrás que este corazón
ya no late sin tu pulso.

Amarás como yo amé,
contemplando atardeceres
recios como una noche sin luna.
Sin rumbo ni orientación,
aunque sí con la fortuna
de sentir que eras mi vida.

Aunque las noches no duran
más allá de amaneceres…