Imagen: Agencia EFE.
Hoy la tierra se tragó mis emociones
con el alma de las miles de personas
que de pobres ni su rastro les quedó.
Hoy al mundo le tembló su corazón
mas fue el mundo quien con su condescendencia
ya a Haití en su desastre condenó.
Hoy es foco de atención por su desdicha, 
titulares de codicia se desatan en su causa
que por causas naturales se crearon.
Mas por suerte nuestro mundo cotidiano
es distinto al creado por los medios,
y por eso digo “Haití, hoy somos todos”
y de todos, nuestra ayuda para ellos.